QUIÉN SOY

Toda historia tiene un comienzo y la tuya al igual que la mía comienza con el big bang,

aunque, espera… igual estoy retrocediendo demasiado ¿verdad?

Lo mejor sería comenzar por el año de mi nacimiento, que fue en Marzo de 1991 pero tampoco te quiero aburrir con mis batallitas de cuando era pequeña. Aunque si quieres te las cuento afablemente tomando un café (o lo que surja)

Si algo tienes que saber de mí es que soy una persona creativa, impulsiva, que quiere aprovechar cada segundo que le ofrece el tiempo. Si algo me dice la experiencia es que no hay vuelta atrás y cuando menos te lo esperas ya te estas arrepintiendo de todas las cosas que no has hecho. Ya conocéis el tópico literario Carpe diem (“vive el momento”)

Amo la tecnología.

Estudié la carrera de comunicación audiovisual allá por el 2010, una carrera que me enseñó a observar el mundo de una manera diferente, de una forma digital. Comunicarse a través de las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram, Youtube… y poder llegar a tante gente se convirtió en mi pasión, en mi adicción. Hasta tal punto que, actualmente, en uno de mis canales de Youtube tengo más de 100.000 suscriptores.

RETOCADA PERFIL FACEBOOK

Y de repente apareció Witei.

No sabría decir si fue el destino, la casualidad o cupido, pero desde entonces un mundo que era completamente nuevo se abrió ante mí.

Empecé a entender cómo trabaja un asesor inmobiliario, su modo de organizarse, su forma de crecer, su visión del sector, como vive y se adapta a éste, que me llevaron a querer formar parte de este mundo..

¿Cómo te podría devolver todo lo que me has enseñado? ¿Qué os podría aportar a cada uno de vosotros?

Fácil. Quiero llevarte al siguiente nivel: abrirte al mundo digital

Enseñarte a comunicar a través de las redes sociales para que puedas llegar a muchas más personas de una forma fácil y personal. Renovar lo antiguo por lo nuevo. Olvídate de métodos tradicionales como el buzoneo o la puerta fría y conviértete en un influencer para aumentar la facturación de la inmobiliaria y el reconocimiento profesional